Sitio oficial del Ayuntamiento de Santoña

Sanidad dotará a Santoña de una nueva infraestructura médica

El centro de salud de Santoña dejará de ser el «patito feo» dentro de la Atención Primaria de Cantabria para dejar paso a un «cisne», o lo que es lo mismo, a «un edificio nuevo a la altura de lo que los vecinos y sus profesionales merecen en materia sanitaria». Esta frase la pronunció el alcalde, Sergio Abascal, tras conocer en detalle las características de la nueva infraestructura médica que va construir la Consejería de Sanidad en el municipio.

Los trámites administrativos para hacer realidad este proyecto encaran ya su recta final. Esta misma semana el Consejo de Gobierno autorizaba el contrato para construir la nueva infraestructura con una inversión de 5 millones de euros y un plazo de ejecución de un año. Está previsto que en «breve» salga la obra a licitación.

Si todo va segundo lo previsto, la Consejería confía en tener adjudicada la actuación para el mes de mayo por lo que las palas y máquinas puede que estén trabajando a pleno rendimiento, en la parcela verde de detrás de la Casa del Mar, para mitad de este año. Durante la presentación del nuevo centro de salud a los profesionales médicos y el equipo de Gobierno, en un acto celebrado en Santoña, la consejera del ramo, María Luisa del Real, anunció que la previsión que maneja es que será una realidad en el primer semestre del 2019. En concreto, señaló, que «vamos a intentar que el plazo de ejecución previsto inicialmente para un año se reduzca en la adjudicación a diez meses». Unas prisas por acortar plazos que bien pueden estar relacionadas con aquello de que esté listo para antes de las elecciones. No en vano, es el «proyecto más importante» en obras e infraestructuras para Atención Primaria que se va a llevar a cabo en esta legislatura.

Real reconoció que el actual centro de salud, ubicado cerca del puerto, se encuentra «obsoleto» y tiene importantes «deficiencias estructurales». De hecho, enumeró que «no cumple los requisitos ni en cuanto a dimensiones, accesibilidad y funcionabilidad, ni en confort para los pacientes y profesionales. En definitiva, no cumple los requisitos para prestar una atención sanitaria óptima».

Por ello, y atendiendo al Plan Funcional elaborado con las demandas y necesidades trasladadas por el equipo médico que ejerce su trabajo en la villa, se ha proyectado un nuevo edificio que «va a permitir mejorar la calidad asistencial y el confort de los usuarios y trabajadores», al tiempo que se atiende una antigua reivindicación del municipio.

En el acto, también tomó la palabra el director gerente de Atención Primaria, Alejandro Rojo, médico en Santoña hasta asumir dicho cargo en esta legislatura, y por tanto conocedor de las carencias del actual inmueble y la necesidad de levantar uno nuevo. A la hora de describirlo subrayó que va a ser un edificio «moderno y funcional y por su estructura y sus características creo que es el que mejor se adapta a las necesidades que se habían solicitado por los profesionales médicos».

El alcalde, Sergio Abascal, no escondió su felicidad por ver «la luz al final del túnel» y comprobar que lo era una petición se convierte «en una realidad». Abascal reconoció que al actual centro de salud de Santoña es el «patito feo» dentro de la Atención Primaria de Cantabria, algo que va cambiar para dar paso a un «cisne». El regidor puso de relieve que la parcela en la que se ubicará «es muy céntrica», cerca de bloques de vecinos, centros educativos, edificios públicos y a escasos metros de la futura sede de Amica.

Los arquitectos encargados de la redacción del proyecto explicaron en detalle las características del edificio. / DM .

En cuanto a la duración de la obra señaló que «no me importa tanto si se demora doce, diez meses o se puede acortar el tiempo de ejecución, lo que queremos es que sea una realidad para que los profesionales puedan trabajar en condiciones óptimas y que el paciente reciba la mejor atención y las mejores prestaciones».

 

Características

Los arquitectos encargados de la redacción del proyecto, Alejandro Álvarez Saiz y Javier Saénz de Santamaría, detallaron que el futuro centro se estructura en tres plantas: sótano, planta baja y primera planta, siendo posible en caso necesario su ampliación con nuevas plantas en altura. Con una superficie construida de 4.394 metros cuadrados, el nuevo edificio dispondrá de accesos diferenciados para la entrada principal, urgencias y zona de servicios.

El sótano, que albergará la zona de servicio y almacenes, contará con un aparcamiento subterráneo con 54 plazas, 4 de ellas para personas con problemas de movilidad. En principio, estará destinado a los profesionales sanitarios.